Alvarado rescató un punto en Olavarría

ZONA 2
Alvarado remontó dos veces el resultado adverso y obtuvo buen empate por 2 a 2 ante Racing de Olavarría como visitante que le permitió alcanzar a Independiente de Tandil en la cima de las posiciones a una fecha del final de la segunda rueda de la Zona 2. Baroni y García Lorenzo marcaron para el local, mientras que Castro y Villán anotaron para el conjunto marplatense. Los dos terminaron con diez hombres por las expulsiones de Erramuspe y Lagrimal, respectivamente.
Por Marcelo Verna

Los primeros minutos fueron el botón de muestra de lo que sería el resto. Fue una quimera intentar volumen de juego. Hubo que estar preparado para jugarlo como una final, aunque no lo fuera. Con los nervios a full, de dientes apretados y corazón caliente. Y Racing tuvo que adaptarse a esta propuesta que trajo a Olavarría el avaro Alvarado de Tenaglia, que no se mete atrás pero expone todas las mañas posibles con intérpretes (Evangelisti, Tambussi, Gómez, Christovao, Castro) a los que la idea les cae como anillo al dedo.
La única forma de derrotar la mezquindad futbolística es juego, juego y juego. Racing lo intentó de principio a fin, aun con quienes tienen más limitaciones técnicas pero no por ello, declinan hacer el gasto, gestar sociedades, buscar ambiciosamente el arco rival.
Pero como pocas veces, este martes un árbitro fue gravitante en un resultado sin haber cometido fallas gruesas en la zona de definición. El muchacho de Lobos, Leandro Nocera, dirigió por el costado del reglamento, vaya a saber uno si por ineptitud, miedo, dudas o alguna otra motivación.
De otra manera no se puede entender como permitió el sistemático recurso de interrupción del juego que llevó a cabo el equipo de Tenaglia, empezando por una infracción durísima de Tambussi (Nocera, no hay que esperar un tiempo para expulsar), quien luego sería partícipe necesario de la expulsión de Erramuspe.
Después, obvió expulsar aplicando la ley de último recurso a Gómez cuando le cometió penal a Girard, permitió corte de réplicas en salida de mitad de cancha si amonestar a los infractores, no castigó con amarilla la reiteración de faltas de algunos jugadores de Alvarado que, inteligentemente, fueron alternando la autoría. Y, desafiando las recomendaciones de los instructores de AFA, no disimuló su afinidad con Christovao, en animada y jocosa charla previa al partido y el beso en la mejilla con el que se saludaron apenas terminó el partido en el centro del campo.
Así, sin ser menos, a Racing le costó un cuarto de hora adaptarse al desarrollo, y cuando estaba sintiéndose más cómodo con Ibañez como líder de la creación, casi cumplida media hora, Erramuspe reaccionó a un golpe previo de Tambussi y les costó la roja.
Con uno menos, la actitud y generosidad de la propuesta “Chaira” igualó la superioridad numérica de Alvarado. Y pudo ponerse en ventaja, tras un córner de Ibañez que cayó como una puñaalada en el área chica, el rechazo de Evangelisti rebotó en alguien y le cayó a Baroni que desde el piso la empujó.
El trámite y la solidez defensiva no hacían probable un empate antes del descanso. Pero perdieron la marca de Castro en un tiro de esquina y Alvarado ya estaba obteniendo un premio injusto.
Casi nada se modificó tras el entretiempo. Enseguida llegó ese pelotazo largo para Girard, que aguantó de espaldas, giró sacando una ventaja y Gómez lo derribó cuando era una ocasión manifiesta de gol. Penal y expulsión. Fue sólo penal que remató con eficacia García Lorenzo.
Con Baroni sacrificado sobre la izquierda para tapar las proyecciones de Lagrimal, Girard yendo a todas y cada una de esas pelotas larga que eran un suplicio para la lentitud de Tambussi y Gómez, e Ibañez siendo una amenaza en cada posesión, Racing lo tuvo bajo control.
Alvarado fue pelotazos a Villán y Sosa (importante por habilidad), y ganas, empuje para generar pelotas paradas como herramienta principal.
Después de no haber podido aprovechar Racing un par de contras por malas resoluciones de Baroni y Santellán, Alvarado llegó al empate de la manera menos buscada: por una jugada elaborada y bien ejecutada. Ganó Christovao sobre la derecha, derivó en Lagrimal y su centro lo conectó Villán.
Quedaba media etapa por jugar. Tenaglia rompió el chanchito y arriesgó con los cambios, pero no hubo variantes sustanciales. Se hizo un entretenido ida y vuelta, con una chance para cada uno (la de Sosa fue muy clara), y algunas pelotas paradas (por faltas ingenuas de los jugadores de Racing) que frenaron la respiración.
Fue empate, y no estuvo reñido con la justicia. Pero se mastica bronca cuando el generoso tiene la misma recompensa que el pijotero. Mucho más si el que debe tener ecuanimidad se hace el sota y protege al del fútbol tacaño.

Síntesis
Estadio: “José Buglione Martinese”. Arbitro: Leandro Nocera (Lobos).
Racing (Olavarría) 2
Guillermo Ferreyra; Darío Santellán, Juan Miño, Esteban Erramuspe, David García Lorenzo; Sebastián Derlis Franco (33’ ST Kevin Santucci), José Solaberrieta, Eduardo Scaserra; Julio Ibañez; Gonzalo Baroni y Cristian Girard (35’ ST Carlos Tavare). DT: Duilio Botella
Alvarado 2
Leandro Evangelisti; Facundo Lagrimal, Luis Gómez, Leonardo Tambussi y Mauro Castro; Sebastián Fernández (23’ ST Jonathan Cayumán); Juan Fittipaldi (44’ PT Diego Napolitano), Gabriel Christovao, Junior Ischia; Juan Sosa y Darío Villán (44’ ST Guillermo López Geada). DT: Hugo Tenaglia
Goles – Primer Tiempo: 33’ Gonzalo Baroni (R), 42’ Mauro Castro (A). Segundo Tiempo: 6’ David García Lorenzo -de penal- (R); 24’ Darío Villán (A).
Incidencias: 27’ PT expulsado Erramuspe (R), entretiempo expulsado Sieracki (R), ST 44m. expulsado Lagrimal (A).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: