Los Chairas le ganaron a Ferro

ZONA 2
Al que madruga Dios lo ayuda: Racing hizo el gol al minuto, pudo aumentar y terminó aguantando
El tanto anotado por Leonardo Vitale cuando la aguja del segundero apenas había dado una vuelta completa significó el triunfo para los del Parque Olavarría, en un mal partido, donde los visitantes generaron varias ocasiones como para aumentar, y en los últimos minutos (con uno menos por la expulsión de Ibáñez) terminaron arrinconados contra su área.
Daniel Lovano / Infoeme.com Fotos: Miguel Ferreyra

La máxima emoción al minuto; después la desesperación de Ferro contra el oficio de Racing. Ese fue el sello del sexto del sexto clásico entre ambos por el campeonato Argentino “B”, que los chairas pudieron haber ganador por algún gol más a favor de las ocasiones creadas, y terminaron sufriendo la lluvia de centros que en el último cuarto de hora cayeron en el área grande.
Nada es igual para ninguno de los dos si un partido se abre cuando los jugadores aún tienen en sus oídos la última arenga antes de entrar en la cancha y ese golpe de Racing que volteó a Ferro por toda la cuenta llegó en el primer ataque: se la sacaron del buche en el punto del penal a Girard (pase quirúrgico de Ibález), apareció Vitale en la izquierda, sacó un centro rasante, hubo un desvío en Suárez y Coronda se metió con pelota y todo adentro del arco.
Y en ese cambio de panorama, el que más cómodo se sintió fue Racing, en un trámite que se hizo interminable hasta el descanso, salvo cuando la pelota pasó por los pies del exquisito Ibáñez. Repetitivo Ferro, abusando del pelotazo largo para Colombano (siempre doblado por Vitale y García Lorenzo) o Longhini (magníficamente controlado por los centrales chairas).
Cuando Ferro aún seguía shockeado por el golpe, Racing tuvo el segundo, en una aparición al vacío de Scaserra en la derecha, y no había corrido ni diez minutos. Después un largo bostezo, que no pudieron alterar la presencia aérea de Arébalo en el área de Ferreyra, ni el manejo de Ibáñez.
La más claras de Ferro en todo el partido fueron de pelota parada: en la primera, córner lanzado por Mayoz desde la derecha, peinada en el primer palo de Longhini y travesaño; en la segunda movieron rápido en la izquierda Mayoz y estuvo muy rápido de piernas Ferreyra para incomodar al zurdo. Después nada más hasta que ingresó Ledesma, y tuvieron que pasar mucho minutos.
Cómodo con la ventaja, muy sólido en el fondo, pese a la impresión de que jugaba con el freno de mano puesto, Racing puso llegar al segundo varias veces: Scaserra le quemó las manos a Corondo, tras ganarle otra vez las espaldas a BArrientos; una buena combinación por la izquierda entre Vitale e Ibáñez acabó en un cabezazo defectuoso de Baroni; el “Guante” hizo magia en la derecha entre tres, y lo trabaron cuando estaba para definir; Girard “calesiteó” adentro del área y remató alto.
Nosei no esperó que empezara a correr el segundo tiempo para meter mano: adentro Pombo, afuera Chevrot, Sánchez como volante por la derecha y Harguindeguy como único cinco. El colombiano se comprometió con la pelota, pero desde muy atrás, y no tardó en desaparecer de la escena.
Scaserra reventó el ángulo izquierdo con un zurdazo desde la derecha, y en la derivación de la jugada Enzo Suárez le tapó un derechazo de la medialuna que pedía red. Se empezaban a abrir los espacios para Ibáñez, cada vez más libre en las partidas desde el círculo central.
El entrenador carbonero intentó otra variante: adentro Ledesma, afuera Sánchez, y Colombano como volante por la derecha, a ver si arrancando desde más atrás se le podían abrir los espacios que seguían cerrados, y Ledesma tuvo un zurdazo desde unos 25 metros que cacheteó abajo Ferreyra y una media vuelta en el vértice derecho del áerea chica que concluyó con la pelota en la calle Balcarce.
Suárez dejó corta una cesión atrás y Girard definió alto mano a mano con Coronda, que un par de minutos después se jugó la vida a los pies de Cañete para evitar el segundo de Racing.
Ferro intentó el milagro de todas formas, hasta con Arébalo casi como delantero de punta; el juego se hizo anárquico y el fútbol recibió un duro gol interpretativo de Eliseo Acosta.
El mejor de todos, el único que a lo largo del mediodía pudo sacar un gesto de admiración de la gente, quien (lejos) mejor trató la pelota, en plena contra con superioridad numérica sufrió una dura infracción desde atrás (la segunda de Pombo), que era roja para el colombiano. El “Guante” habló desde el suelo y Acosta apeló a una vieja máxima arbitral: “No importa que se pegue más de la cuenta, pero el que habla se va”.
Sin el frezzer que el rionegrino tiene en su zurda, Racing sufrió los últimos ocho minutos (con los cinco de descuento incluidos), metido en su área, soportando centro desde todos lados, y el último hasta con Marcos Coronda en el punto del penal. Pero el gol nunca llegó y Racing, que amaneció más despierto, se llevó el clásico y la punta para el Parque Olavarría. (por lo menos hasta que juegue Liniers).

Síntesis
Estadio. “Domingo Colasurdo” Arbitro. Eliseo Acosta (4), de la Liga de Fútbol de Olavarría
Ferro Carril Sud 0
Marcos Coronda; Enzo Suárez, Alejandro Arébalo, Nicolás Rosales, Enzo Barrientos; Maximiliano Chevrot (ST inicio Jhon Pombo), Gastón Harguindeguy, Daniel Sánchez, Maximiliano Mayoz; Eloy Colombano y Juan José Longhini. DT: Mauricio Nosei
Racing A. Club 1
Guillermo Ferreyra; Cristian Castagnino (ST 43m. Darío Santellán), Fabián Barrionuevo, Esteban Erramuspe, David García Lorenzo; Eduardo Scaserra, Derlis Franco, JULIO IBÁÑEZ, Leonardo Vitale; Gonzalo Baroni (ST 24m. Diego Cañete) y Cristian Girard (ST 46m. Adrián Rodas). DT: Duilio Botella
Gol en el primer tiempo. 1m. Leonardo Vitale (R)

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: