Otro paso en falso

ZONA 3
En el comienzo del juego Juventud fue quien tuvo la iniciativa, ya que estrechó un tiro en el palo ejecutado por Martín Navone y luego Diego Ramos sacó un remate de media distancia que se fue rozando el poste derecho. Sin embargo, con el correr de los minutos se fue apagando la intensidad con que ambos conjuntos saltaron al campo, y el cotejo se torno monótono, producto de las imprecisiones para controlar el balón que los dos equipos tenían.

La chance más clara de la visita en esa primer parte llegó sobre el final. Cuando en una misma jugada el uno del dueño de casa, Sebastian Portigliatti, salvó dos veces la caída de su valla arrojándose al suelo tras los disparos dentro del área y luego, el defensor Jonatan Villalba tapó con su pie lo que pudo haber sido la diferencia para los dirigidos por Claudio Otermin. De este modo se iba la primera etapa, donde no hubo un claro dominador y el axioma principal fue la carencia de claridad al momento de elaborar una jugada peligrosa.
El arranque del complemento fue muy similar al inicio del encuentro, porque el celeste golpeó rápidamente con un cabezazo del delantero Raúl Becerra que pasó muy cerca del poste izquierdo. A partir de ese momento, Zwenger movió las piezas y mandó a la cancha al enlace Carlos Prado y al debutante Esteban Ferrari, estableciendo una distribución táctica de 4-3-1-2, pasando a Villaba unos metros más adelante por el sector derecho y dejando al juvenil de lateral.
Pero más allá de las variantes, unos minutos más tarde Fernando Guidi intentó darle con la cabeza el balón a su arquero tras un rechazo, pero la dejó corta y Tallarico aprovechó el error arrojando la pelota por encima de Portigliatti.
Con el resultado adverso Juventud buscó la paridad y tuvo algunas chances serias para poder igualar el marcador, además de contar con uno más por la expulsión de Abadía. Así comenzaron a llegar la situaciones: primero, Bulgarelli remató y el arquero Matías Carnival envió al corner, luego otra vez Becerra, arrojándose al suelo, no logró impactar la pelota en su totalidad desperdiciando una nueva ocasión, y por último, el recién ingresado Lisandro Zárate realizó una buena jugada y no pudo definir bien ante la salida del uno que con las rodillas despejó el peligro.
Por otra parte, el conjunto de Lincoln jugaba con la desesperación del local y aprovechaba cada espacio vacío o desacople para avanzar. Y así llegó el penal y el posterior tanto. Un remate de Millares que da en la mano de Calomino; situación que desencadena la pena máxima, que el mismo jugador se encarga de transformarlo en gol.
Sólo restaría tiempo para un cabezazo de Becerra, que con el arquero vencido, no pudo bajar la pelota para poder anotar. Así se fue un encuentro donde Juventud contó con posibilidades para llevarse algo más, pero falló en la puntada final. Mientras que, de modo inteligente, la visita golpeó primero y luego se dedicó a esperar a su rival para poder atacarlo con más espacios.
El equipo de Víctor Zwenger cayó en condición de local frente al Linqueño por 2 a 0 con los goles de Juan Tallarico y Luciano Millares, aunque se fue expulsado Abadia. El elenco de Pergamino, a pesar de contar con muchas ocasiones concretas para marcar y un hombre de más durante la mitad del complemento, perdió su segundo partido en el torneo.

Síntesis
Cancha: Fernando Bello (Pergamino). Arbitro: Javier Barrera (Casilda).
Juventud 0
Portigliatti; Villalba, Calomino, Guidi, Candia; Duahu, Navone, Movio, Ramos; Bulgarelli y Portigliatti. DT: Víctor Zwenger.
Suplentes: Busso y Bontempo.
El Linqueño 2
Carníval; Cañón, Manavella, Ángel Alonso, Salazar; Acerbo, Santiago Alonso, Lapenna, Abadie; Tallarico y Millares. DT: Claudio Ortemín.
Suplentes: Del Potro y Bottega.
Goles – Segundo Tiempo: 26´ Tallarico (EL), y 37´ Millares, de penal (EL).
Cambios: Prado por Duahu, Ferrari por Movio y Lisandro Zárate por Candia (J). Verón por Acerbo, Gehilan por Tallarico y Navarro por Millares (EL).
Expulsado: Abadie (EL).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: