Independiente falló mucho como para lograr algo más

ZONA 2
El rojinegro se equivocó demasiado y lo pagó con la derrota. Liniers de Bahía Blanca le ganó 2-1, en el estadio San Martín, impidiéndole sumar por primera vez en la temporada.

Independiente concretó una deslucida producción, cometió errores impropios de una categoría como el Argentino B y terminó cayendo como local frente a Liniers de Bahía Blanca (1-2), por la segunda fecha de la zona 2.
El equipo rojinegro venía de perder en su visita a Alvarado de Mar del Plata (0-1), aunque mostrando una imagen mucho más positiva que la que dejó ayer en el estadio San Martín.
El delantero Iván Agudiak, debutante con la casaca albinegra y procedente de Villa Mitre, fue autor de ambos goles visitantes. Diego Lecuona anotó el empate transitorio.
No empezó mal Independiente. Presionó correctamente en mitad de cancha, abrió juego a los costados y se hizo dueño del trámite en la parte inicial. Pero en su primera ocasión, la visita alcanzó el 1-0, mientras Prezioso era atendido fuera del campo de juego tras una fuerte infracción de Arroyo. Lecuona falló en la intercepción de un largo pelotazo y Agudiak se fue de cara al gol. El atacante no definió bien, asediado por la marca de Petersen, pero su disparo débil se metió por bajo al costado derecho de Quintas.
El rojinegro supo dejar atrás el mal momento. Salió del fondo con precisión y Galavert le ganó seguido el duelo a Rosell, encontrando el hueco para generar ataques. Así fue que el “8” buscó a Prezioso y “Chivi” mandó el centro preciso a media altura, para que Lecuona (había quedado en el área después de un corner) corrigiera la trayectoria con pie derecho y vulnerara a Manganaro.
Con el 1-1, los dos empezaron a prestarse la pelota y a generar un desarrollo ordinario. Costó ver dos pases seguidos, más allá de las buenas intenciones de algunos. Recién sobre el cierre de la etapa hubo otra acción de riesgo: Acosta le robó la pelota a Rotondo y buscó en profundidad a Agudiak, quien esta vez no pudo superar el cruce de Lecuona.
La decisión que Liniers no había mostrado en la parte inicial apareció en el arranque del segundo tiempo. Arroyo se hizo dueño del mediocampo, Acosta (aún lejos del nivel que le vimos en la temporada anterior) preocupó con su juego físico y Agudiak resultó una constante amenaza. Para colmo, Independiente falló reiteradamente en el manejo de la pelota, permitiendo los ataques de su rival.
En 6’ llegó el 2-1. Arroyo y Rosell se juntaron por izquierda, éste mandó la pelota al área y Acosta no llegó a definir, pero la pelota le quedó al oportuno Agudiak, quien la mandó a la red con un puntazo de zurda.
Perdido, el rojinegro empezó a verse superado en todos los sectores. Un cabezazo de Acosta se perdió junto al palo derecho y el propio delantero no logró aprovechar una pifia de Quintas al salir jugando con los pies.
Liggerini mandó a la cancha a Maximiliano Villar y a Bonarrigo, por Rotondo y Galavert, rompiendo el “doble 5” y quitando al volante derecho que ya no participaba tanto como en la parte inicial.
La visita cerró los caminos hacia su valla, aprovechó la falta de juego de su rival y lastimó con la sencilla fórmula de tirar la pelota hacia delante. Así fue que Quintas tapó una llegada de Acosta (buena combinación entre Barragán y Agudiak), rechazó un potente tiro libre de Rosell y manoteó con lo justo un toque corto de Martínez desde inmejorable posición.
Pasada la media hora, Olavarrieta ingresó por Turri, quien mantuvo un duelo aparte con Troncoso ante la atenta mirada del permisivo árbitro Palleiro (sobre el final le perdonó la segunda amarilla a Dietrich). Pero las ocasiones se sucedieron frente a la valla local. Quintas tapó con pie izquierdo otra definición de Agudiak, a Arroyo le cobraron una inexistente posición adelantada con media cancha por recorrer en soledad y el recién ingresado Pulgar no capitalizó un pase fallido de Prezioso que lo dejó de cara al gol.
Con lo último que le quedaba, el rojinegro estuvo cerca de empatar. En 45’, con muchos compañeros y rivales en el área de Liniers, Harguindeguy abrió a la izquierda para Esponda y el zurdo se encontró con la tapada de Manganaro. Y sobre 48’, Quintas buscó a la derecha a Prezioso, el puntero mandó el centro y el cabezazo de Bonarrigo fue justo a las manos del arquero.
La ilusión de Independiente se extinguió en esa última maniobra. El rojinegro no empezó bien en la temporada y se le viene el duelo con Grupo, ocasión en la que ambos buscarán ganar por primera vez.

Síntesis
Estadio: Municipal San Martín. Arbitro: Gustavo Palleiro (La Plata).
Independiente 1
Hugo Quintas, Matías Méndez, Matías Petersen, Diego Lecuona, Leandro Velázquez, Emilio Galavert, Agustín Harguindeguy, Mauro Rotondo, Mario Esponda, Julio Prezioso y Juan I. Turri. DT: Gustavo Liggerini.
Liniers BB 2
Juan P. Manganaro, Gabriel Dietrich, Gonzalo Troncoso, Mauro Martínez, Hugo Iubatti, Agustín Cocciarini, Franco Barragán, Gastón Arroyo, Hernán Rosell, Iván Agudiak y Julio Acosta. DT: Néstor Comino.
Goles – Primer Tiempo : 10’ Agudiak (L) y 18’ Lecuona (I). Segundo Tiempo: 6’ Agudiak (L).
Cambios: En Independiente: Maximiliano Villar por Rotondo, Esteban Bonarrigo por Galavert y Gastón Olavarrieta por Turri. En Liniers: Adrián Monzón por Barragán, Franco Pulgar por Agudiak y Gastón Fidalgo por Acosta.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: